Barcelona acoge la mayor retrospectiva dedicada a Miró en 50 años

Estàndard

Tras su paso por la Tate Modern de Londres, la Fundación Joan Miró de Barcelona acoge Joan Miró. La escalera de la evasiónla mayor retrospectiva dedicada al artista en los últimos 50 años, incluyendo alrededor de 160 óleos, trabajos sobre papel y esculturas que ponen de manifiesto el compromiso político mantenido por Miró a lo largo de su vida.

miro_f_barcelona

En La escalera de la evasión –la escalera que da título a la muestra es recurrente en las imágenes creadas por Joan Miró– se incluyen primeros trabajos inspirados en su tierra y también se explora su respuesta ante la Guerra Civil y la caída de Francia bajo la bota nazi, entre 1935 y 1941, al tiempo que sobre la euforia que le provocó el declive y defunción de la dictadura de Franco entre 1968 y 1975.

Obra inquieta y radical

Además de documentar la sorprendente amplitud de su producción artística, la muestra explora el contexto de su trabajo con respecto a su compromiso político y a la influencia de su cultura catalana, de la Guerra Civil y de la dictadura franquista. Más en concreto, y centrándose en su compromiso político, examina la naturaleza inquieta y radical de su obra. Obras que reflejan una ferocidad apasionada propia de la incertidumbre política que le rodeó durante gran parte de la época que le tocó vivir.

Su catalanidad y los vínculos con su tierra se plasman en un conjunto de obras que van desde imágenes de la vida rural, como La masía (1921-1922), que perteneció a Ernest Hemingway, amigo de Miró, hasta la magistral secuencia Cabeza de payés catalán (1924-1925).

Las tensiones que estallaron a raíz de la Guerra Civil española provocaron las protestas más explícitas del artista, con obras como Aidez l’Espagne y El segador (Payés catalán en rebelión)(1937), o respuestas más íntimas y perturbadoras, como las que se esconden tras las célebresConstelaciones, serie desarrollada entre 1940 y 1941, en plena Segunda Guerra Mundial.

Exilio interior

Durante el periodo franquista, Miró trabajó en España en una especie de exilio interior, mientras en el extranjero adquiría reputación como representante de la abstracción de la posguerra. La escalera de la evasión muestra también las obras clave de esta época, entre las cuales destaca el tríptico La esperanza del condenado a muerte (1974).

Miró supo captar la atmósfera de rebelión de finales de los años sesenta, ya fuese oscureciendo o incluso quemando sus trabajos, como es el caso de las piezas Mayo 1968 (1968-1973) y la serie deTelas quemadas (1973), o bien mediante la creación de eufóricas explosiones de pintura, como el tríptico de los Fuegos artificiales (1974), para seguir dando testimonio del ambiente político con su expresión radical y pionera.

Este proyecto expositivo, organizado conjuntamente con la Tate Modern y concebido por los comisarios de la Tate Matthew Gale y Marko Daniel en colaboración con Teresa Montaner -conservadora de la Fundación Joan Miró-, viajará, tras su paso por Barcelona, a la National Gallery of Art de Washington.

Barcelona. Joan Miró. La escalera de la evasiónFundación Joan Miró.

Hasta el 18 de marzo de 2012.

Comisarios: Matthew Gale, Marko Daniel, Kerryn Greenberg y Teresa Montaner

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s